Il Trovatore

"Il Trovatore" en el Nuevo Teatro Alcalá

9:08


Artículo por Laura Martínez.

Con mis 34 añitos recién cumplidos, ayer acudí  por primera vez en mi vida a una ópera.  Fui muy interesada e ilusionada acompañada de un buen amigo amante de este género de música teatral.

La verdad que procuré no esperar mucho de la experiencia, pues pensaba que probablemente no me enteraría de nada y que seria algo “para otro tipo de público”. ¡Pues nada de eso! No podría estar más equivocada… He descubierto que la ópera es un regalo visual y sonoro para los ojos y los oídos de cualquier persona que quiera  disfrutar de una buen espectáculo.

Para mi primera gran ocasión, he tenido la suerte de disfrutar de "Il trovatore" de Giuseppe Verdi, representada por la Compañía Estudio Lírico que esta dirigida por Belkys Domínguez e integrada por músicos, cantantes líricos, actores y bailarines latinoamericanos y españoles.

La representación es una ópera romántica dividida en cuatro actos, con la música de G. Verdi, y libreto de Salvatore Cammarano, completado por Leone Emanuele Bardere y basado en el drama homónimo del dramaturgo español Antonio García Gutiérrez.

La obra "Il trovatore" es de 1853,con una trama medieval  y su libreto romántico cuenta con el típico triangulo amoroso entre un tenor y una soprano entre los que se interpone un barítono rival. Durante todo el tiempo permanece la belleza de la música de Verdi, reflejando su orientación belcantista de esos años pero también cuenta con el realismo, centrado en la tremenda figura de la gitana Azucena.

Bajo la dirección musical de la cubana Elena Herrera, y con Jesús Cordón en la dirección artística; el elenco de artistas (Baritono, tenor, mezzosopranos, soprano y bajo) con su gran calidad individual, bordan su actuación.

Confianza en artistas jóvenes para los papeles protagonistas. A modo de ejemplo, a mi me sedujo Inés Olabarría, consiguiendo un personaje muy real y trasmitiendo muchísimo sentimiento. Rebeca Jacobs en su papel de Leonor se lleva todos los aplausos.

El Nuevo Teatro Alcalá está impecable, la sala estaba bastante llena y sí note la falta de un programa o libreto informativo de las voces que cantaban o de la compañía.

El sonido de la Orquesta era maravilloso y acompañaba a la perfección a las voces y las interpretaciones del escenario. Buena ayuda son los subtítulos para iniciados como yo, en esto de la ópera. Sorprendente los cortes de tiempo entre partituras, en mi opinión excesivos!

Quien ha ido a más operas dice que esta función es modesta pero honesta! Un espectáculo digno y bien cantado y destacando siempre la orquesta. Como parte a mejorar hablaría de los escenarios y de la puesta en escena que son muy básicos y elementales y la puesta en escena demasiado estática. Los solistas destacaron pero los coros quedan un poco endebles.

ARGUMENTO

Acto I. Primera escena: Cuarto de la guardia del palacio de Luna (P de la Aljafería, Zaragoza, España). Ferrando, capitán de los guardias, les ordena que estén atentos mientras el Conde de Luna (que siente celos de su rival, el trovador Manrico) vaga bajo la ventana de Leonora, dama de honor de la Princesa de Aragón, a quien ama. Para mantenerlos despiertos, Ferrando narra la historia del Conde: una gitana de aspecto terrible embrujó al pequeño hermano del conde, haciéndolo débil y enfermizo, y por ello fue condenada a la hoguera. En el momento de su muerte, la gitana ordenó a su hija Azucena que la vengara, lo cual hizo en parte raptando al hijo menor del Conde. Aunque huesos incinerados de niño fueron encontrados en las cenizas de una hoguera, el padre rehusaba creer que eran los de su hijo y en su lecho de muerte, hizo jurar su hijo que encontraría a su hermano.

Segunda escena: Jardín en el palacio de la princesa. Leonora confiesa su amor por Manrico a su confidente, Inés. Cuando salen de escena, el Conde de Luna escucha la voz de su rival, Leonora regresa y confunde al Conde con su amante, pero cuando Manrico entra en el jardín, ella corre a sus brazos. El conde reconoce a su rival, y le reta a pelear. Leonora trata de intervenir, pero no los detiene. Manrico derrota al Conde, pero no le da muerte.
Acto II. Primera escena: Campo de gitanos. Los gitanos entonan una canción. Manrico tumbado al lado de su madre, Azucena, esta convaleciente por las heridas sufridas en la batalla. Ella canta una canción funesta que narra sus deseos de venganza. Mientras los gitanos levantan el campamento, Azucena le confiesa a Manrico que cuando intentó quemar al hijo del conde, por error tiró a las llamas a su propio hijo. Manrico, entiende que él es el hijo del Conde, y que por ello cuando luchó con su hermano y pudo matarlo, sintió una fuerza sobrenatural que le impidió hacerlo. Llega un mensajero diciendo que Leonora, que cree a su amor muerto, está por entrar a un convento. Manrico intentará impedirlo, buscandola; pese a la oposición de Azucena y a su precario estado de salud.

Segunda escena: Frente al convento. El Conde de Luna y sus hombres intentan raptar a Leonora. Ella y algunas monjas entran en procesión, en el momento en que Luna intenta actuar, Manrico se interpone entre ellos, y ayudado por sus hombres escapa llevándose a Leonora consigo.

Acto III. Primera escena: El campamento del Conde de Luna. Azucena ha sido detenida y la llevan ante el Conde, siendo reconocida por Ferrando como la gitana que raptó al hijo del Conde (hermano del Conde de Luna). También se da a conocer como la madre de Manrico, razón por la cual el Conde de Luna encontró doble motivo para condenarla a morir en la hoguera.

Segunda escena: Cámara en el castillo que ha sido tomado por Manrico. Leonora y Manrico viven el uno para el otro. Ruiz, informa al trovador que su madre será conducida a la hoguera. Manrico se va para rescatarla. Leonora se desmaya.

Acto IV. Primera escena: Frente a una celda en el castillo. Leonora intenta liberar a Manrico, que ha sido capturado por el Conde de Luna. Implora piedad al Conde y ofrece su vida a cambio de la de Manrico. Promete entregarse a él. El Conde acepta y Leonora, sin que él se dé cuenta, ingiere un veneno que actuará antes de que se consume la boda.

Segunda escena: En la celda. Manrico y Azucena esperan su ejecución. Manrico intenta calmar a su madre, que  no puede conciliar el sueño. La gitana se duerme, esperanzada en el retorno a las apacibles montañas. Leonora llega para decirle a Manrico que está a salvo, pero él rechaza dejar la prisión, cuando se entera de que Leonora no le podrá acompañar. Creyéndose engañado, descubre que ella ha bebido el veneno para mantenerse fiel a él. Leonora agoniza en brazos de Manrico. El Conde de Luna entra y al ver a su prometida muerta en brazos de su rival, ordena la ejecución de Manrico. Mientras se cumple la sentencia, Azucena despierta junto al Conde y éste le señala el instante preciso en que Manrico es ejecutado, pero ella en vez de lamentarse grita extasiada la verdad “él era tu hermano, te he vengado madre”, mientras el Conde, al oír tal revelación, termina gritando de horror!!!!

Os animo a todos a ir a ver esta Ópera, si sois grandes amantes del género, obviamente no podéis pasar sin verla y a los novatos como es mi caso, me parece una oportunidad y una obra no muy compleja sino sencilla y fácil, para cogerle el gusto a este tipo de arte.

"Il Trovatore" en el Nuevo Teatro Alcalá hasta el 20 de enero.

También te gustará

2 comentarios

  1. Este articulo me parece una estupenda descripción de la obra, sencilla, clara y cercana, que empuja y anima a tener ese primer contacto con un genero musical, del cual se suele creer que esta diseñado solamente para un publico "especial".

    ResponderEliminar
  2. Impresionante Inés Olabarría como Azucena! Ella solita calentó al público y subió el nivel de la representación! Brava Inés!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Nuestro Twitter