El chico de la última fila

Crítica de "El chico de la última fila"

8:07



Artículo por Enrique Calvo

MUY BUENA PUESTA EN ESCENA, ELENCO PERFECTO Y UNA HISTORIA QUE ENGANCHA

La compañia "La fila de al lado" nos ofrece el texto de Juan Mayorga, con Samuel Viyuela, Miguel Lago Casal, Olaia Pazos, Natalia Braceli, Rodrigo Sáenz de Heredia y Sergi Marzá, los 6 actores y actrices en escena, que con una estética austera pero efectiva, transportan al espectador a la historia de "El chico de la última fila".





Con "El chico de la última fila" estamos ante un montaje teatral que utiliza una puesta en escena algo austera pero que es muy efectiva: con juego de lámparas que se encienden o apagan transportando al espectador durante las diferentes tramas que se suceden en la obra. Un gran elenco hace muy atractivo este montaje teatral, que además viene precedido de el Premio del Jurado al Mejor espectáculo Teatral en el Festival Internacional de Teatro y Danza de Huesca.

"El chico de la última fila" es interpretado por Samuel Viyuela, que se obligado a realizar una redacción sobre su fin de semana para su profesor de Lengua y Literatura (Miguel Lago Casal). Este llega a su domicilio y le enseña a su esposa (Olaia Pazos) lo mal que se expresan sus alumnos, pero que destaca uno de ellos: el chico de la última fila, que describe, de una manera bastante adulta y pasmosa, cómo da clases a su amigo (Sergi Marzá) en casa de este, pero el chico de la última fila siente una extraña atracción por la madre (Natalia Braceli) de su amigo, que vive prisionera en una casa que no es capaz de decorar a su completo gusto, con un marido (Rodrigo Saénz de Heredia) que solo se preocupa por sí mismo y sus intereses. Poco a poco, el chico de la última fila irá escribiendo la historia de sus propias viviencias con la familia de su amigo, y se lo enseñará a su profesor que, entre asombrado y asustado, las irá leyendo capítulo tras capítulo y siempre finalizando con un "continuará..."

"El chico de la última fila" es la historia real, por muy triste que sea, de una educación moderna que quizás esté acabando con las aspiraciones de miles de chavales, pero también es la historia de "El chico de la última fila", una retrospectiva a sus instintos más primarios y a sus inquietudes.

Si queréis saber dónde serán las siguientes representaciones de este fabuloso montaje, os animamos a que visitéis la web de la compañía o les sigáis en Facebook o Twitter. También el montaje tiene su propia página de Facebook.

También te gustará

0 comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Nuestro Twitter