Editorial Paidós

Reseña del libro "Guerras sucias" de Jeremy Scahill.

7:10

ARTÍCULO POR PATRICIA MONTERO

EL FANTASMA DE UNA AMENAZA GLOBAL

“Está prohibido matar y todo asesino será castigado, a no ser que mate en compañía de muchos y al son de trompetas”, Voltaire.

Los atentados del 11 de septiembre en el World Trade Center marcaron un antes y un después en la vida de miles de americanos y de ciudadanos de todo el mundo; pero ese día además fue clave para comprender la nueva política exterior estadounidense. El 11-s sirvió para acelerar el desarrollo de una idea “imperialista” y de “dominio” de EE.UU. sobre el resto del mundo, y esto es lo que nos muestra el periodista Jeremy Scahill en su libro “Guerras Sucias: el mundo es un campo de batalla”.  


Lo que comienza como la investigación de un bombardeo en una pequeña aldea de Kabul, Garvez, se convierte en un trabajo periodistico a nivel mundial que lleva a nuestro protagonista a desenterrar la otra cara de la guerra, las operaciones ocultas que cuerpos de elite del ejército de Estados Unidos llevan a cabo en diferentes puntos del mundo con el objetivo de “eliminar” a los enemigos y amenazas de América. Una vuelta a una política que Norteamérica ya había utilizado en las décadas de los 50, 60 y 70 en América Latina y que ahora abarca todo el planeta. Operaciones negras que muy pocos conocen a una escala sin precedentes.  

Pero la “guerra” no sólo se lleva a cabo en lugares declarados como Afganistán, también se libra en Yemen o Mogadiscio y en el interior de los despachos del pentágono, de la Casa Blanca y de Washington entre quienes están a favor de cualquier acción en la lucha antiterrorista y quienes dudan que el fin justifica los medios. Y es dentro de estos despachos donde entre reuniones secretas, comités y encuentros se decide a utilizar la tortura para los interrogatorios, se investiga a cualquier ciudadano, estadounidense o no, sospechoso y se deciden cuáles son los nombres que forman parte de la lista de “blancos legítimos”. Y todo esto es posible por el clima de miedo y terror a un nuevo atentado que amenaza a Estados Unidos.  

El libro nos muestra la cara oculta de personajes del gobierno americano como Dick Cheney o el Oficial al mando Stanley McChrystal y lo que han conseguido y hecho en nombre de Estados Unidos. Y es aquí donde aparecen los JSOC, Joint Special Operations Command, en su traducción al castellano Mando Conjunto de Operaciones Especiales. Este grupo de operaciones especiales, al mando del Oficial Stanley McChrystal durante la guerra de Irak, es el encargado de poner en marcha las operaciones encubiertas que se desarrollan en los despachos y que sólo conocen unos pocos, y fueron los encargados de “eliminar” a uno de los terroristas más famosos y peligrosos de los últimos tiempos, Osama Bin Laden. Pero los límites de este equipo operativo no son visibles, límites que para muchos parecen infranqueables, aunque a través de los informes escritos de Scahill se pone de manifiesto que todo es posible para la primera “potencia” del mundo, para los Estados Unidos de América. Scahill saca a la luz operaciones de legalidad cuestionable, interrogatorios en los que la fuerza y la tortura son protagonistas, financiados como “presupuestos reservados” y que se desarrollan en “sitios negros”.  

Pero esta historia tiene muchos nombres propios, como el del primer ciudadano estadounidense fijado como objetivo de su propio gobierno, Anwar Awlaki, o las víctimas y supervivientes de los bombardeos dentro y fuera de las zonas de guerra. Un ejercicio de periodismo a través del cual Scahill pretende mostrarnos la cara oculta de la guerra, una guerra que no aparece en los medios de comunicación y que asoma, entre las sombras, en los pasillos de la Casa Blanca.  

Pero después de leer este libro te preguntas; ¿hasta qué punto estamos siendo engañados? ¿Cuál es la verdad? Y si lo que nos cuentan no es sólo más que una versión light de lo sucedido, ¿alguna vez saldrá todo a la luz? Una interesante lectura para conocer la otra cara de la guerra, y preguntarnos, una vez más, ¿el fin justifica los medios? 

“Guerras sucias: el mundo es un campo de batalla” de Jeremy Scahill está a la venta por la Editorial Paidós.

También te gustará

0 comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Nuestro Twitter