10.000 KM

FESTIVAL DE MÁLAGA 2014 : Protagonistas, ganadores, olvidados y anécdotas de la 17 edición de la alfombra roja malagueña

17:00

FESTIVAL DE MÁLAGA 2014 : PROTAGONISTAS, GANADORES, OLVIDADOS Y ANÉCDOTAS 

Repasamos la 17 edición del Festival de Málaga haciendo un balance de todos los trabajos que hemos disfrutado, de sus premiados, los olvidados, los que podían no haber estado; de sus protagonistas, de la otra oferta detrás de la sección oficial y de algunas de las anécdotas que nos dejó la semana de cine más importante de Málaga. | Por Cristina Hernández.

Terminada la 17 edición del Festival de Málaga, hacemos balance de los trabajos vistos en el certamen, de sus protagonistas, sus ganadores, sus olvidados y algunas anécdotas que han convertido esta cita en una fiesta del cine lanzadera de jóvenes realizadores y exhibición de algunos trabajos cuya justificación carece de lógica. Largometrajes, documentales y cortometrajes han desfilado por la intensa programación de la última edición del Festival de Málaga, por la que también hemos podido ver preestrenos de pequeñas producciones como «Historias de Lavapiés» de Ramón Luque, o uno de los títulos más interesantes dentro de la sección de cine latinoamericano, «Besos de azúcar», la última película de Carlos Cuarón, el hermano del director de «Gravity».  Un año más, la alfombra roja ha reunido a un sin fin de protagonistas relacionados con el séptimo arte de nuestro país que han vuelto ha revolucionar las hormonas malagueñas. Propuestas mejores y peores, correctas o arriesgadas, curiosas o vergonzosas ya forman parte, para bien o para mal, de una edición marcada por el color verde y el color rojo. Pese a la adversidad, aquí va nuestra crónica de una intensa semana de cine.


«10.000 km» y «Todos están muertos» : El triunfo de la distribuidora AVALON

Es de agradecer cuando el modesto periodista marcado por una etiqueta roja es tratado de igual forma que a los posicionados en los más altos estratos. El triunfo de los dos títulos con los que la distribuidora AVALON participaba en esta edición del  Festival de Málaga nos agradó enormemente porque galardona un eficaz trabajo del que nosotros hemos sido testigo. Dos títulos dispares en género y contenido pero con un elemento común : ambos son la ópera prima de sus directores. Dos trabajos frescos y arriesgados con los que el palmarés consagra los «10.000km» de Carlos Marques-Marcet y ese «Todos están muertos» de Beatriz Sanchís. 

   La ganadora del festival era nuestra favorita desde que salimos de disfrutarla, sentimiento que se agravó cuando entrevistamos a sus protagonistas, dos actorazos simpatiquísimos, espontáneos y talentosos que nos recibieron jugando a las cartas bajo un sol primaveral sobre un escenario con vistas al Teatro Cervantes, foco principal de las proyecciones más destacadas de la programación. «10.000 km», ganadora de la Biznaga de Oro, mejor director, mejor guionista novel, el premio especial del jurado de la crítica y Natalia Tena como mejor actriz, llega a nuestros cines el próximo 18 de mayo – fecha que debéis de anotar-, es el primer largometraje del joven realizador Carlos Marques-Marcet, una reflexiva cinta sobre el amor en los tiempos del Skype en la que David Verdaguer y Natalia Tena dan una magistral clase de interpretación cargada de verosimilitud que arranca con una asombrosa secuencia de 23 minutos sin cortes que establece la premisa por la que nos harán testigos de su relación a través de una narración que juega con videoconferencias que marcarán el deterioro de un amor agrietado por la distancia física de ambos. 

   La comedia negra de Beatriz Sanchís, «Todos están muertos», es el otro título protagonista de esta edición. También el primer largometraje de su joven directora, y único trabajo firmado por una mujer este año dentro de la sección oficial a concurso, fue galardonada con el premio especial del jurado y del jurado joven, el de mejor actriz ex aequo a Elena Anaya y el reconocimiento a su noventera y pegadiza banda sonora. Protagonizada por Elena Anaya, una roquera anclada en un pasado marcado por la muerte de su hermano, cuyo fantasma aparece un día con el objetivo a ayudarla a cicatrizar esas heridas que la impiden avanzar. Una cinta entretenida cuyo peso recae en la mexicana Angélica Aragón, la matriarca de una familia disfuncional, quien guía con verosimilitud una trama alejada de ello. Una estética entre ochentera y noventera se convierte en el mayor atractivo de un título que llegará a los cines el próximo 30 de mayo. 

   Un reparto de Biznagas por parte de un jurado que mantuvo la premisa de premiar los nuevos talentos otorgando a la cinta dirigida por el malagueño Enrique García «321 días en Michigan» el premio ex aequo a sus dos actores de reparto, Salva Reina y Hérctor Medina, además del premio especial del público. Un palmarés de la sección oficial de ésta 17 edición que se complementó con tres títulos más: «No llores, vuela» de Clara Llosa, premiada con la Biznaga de plata a la mejor fotografía, la irreverente «Carmina y amén» de Paco León con la Biznaga de plata a Yolanda Ramos como mejor actriz de reparto y la propia a guión, y el último título, «Anochece en la India», un film algo desigual dirigido Chema Rodríguez que obtuvo dos biznagas reconociendo su montaje y la sublime interpretación de su protagonista, el veterano Juan Diego. 


Inesperados y esperados olvidados de las sección oficial: Inesperados olvidos, olvidos necesarios y necesaria indiferencia.

   Sin duda, tras ver los títulos seleccionados para concursar en esta edición del Festival, uno se plantea cual es el criterio que el jurado lleva a cabo para hacer la criba de los trabajos presentados. Y es que, si bien sorprende que títulos como «La vida inesperada» de Jorge Torregrosa, una preciosa película que tiene asegurada un fuerte tirón comercial, divertida y conmovedora a partes iguales cuyo guión de Elvira Lindo se engrandece con las interpretaciones de Javier Cámara y Raúl Arévalo, no resonase como ganadora de alguna Biznaga, sorprende lo mismo cuando títulos como «Por un puñado de besos» de David Menkes, un esperpento fílmico, que si bien plantea tocar a fibra sensible, falla provocando lo contrario, entrase en la selección final a concurso. Un trabajo cuyas reacciones vividas en el pase de prensa, le llegaron a modificar el discurso al pobre Menkes, que acabó justificando que en realidad se trataba de una comedia vitalista. Un argumento que le evitó sufrir un "linchamiento" público, aunque ya lloraría en la habitación de su hotel horas más tarde haciendo balance de los comentarios de la prensa. Un título que a pesar de su mal enfoque conseguirá hacer algo de taquilla ya que su target no conoce de coherencia, pero sí de la belleza de Martiño Rivas. Junto a la cinta de Menkes, la inconexa y soporífera historia de «El oro del tiempo» de Xavier Bermúdez es perfectamente otro de los títulos cuya participación en esta edición resultó incomprensible.

   Esta edición se ha caracterizado por mostrar el talento de jóvenes realizadores, y a pesar de no obtener ningún reconocimiento, «Purgatorio» de Pau Txeidor y «A escondidas» de Mikel Rueda, son dos títulos que recomendamos por la calidad y futura proyección de sus realizadores. El primero elige a Oona Chaplin como protagonista, un primer trabajo en español de la actriz de 'Juego de tronos' que deja un buen sabor de boca. Un trabajo correcto que se apoya en el suspense y en un gran sobresalto que llegará a los cines este viernes 4 de abril; por su parte, el segundo largometraje de Mikel Rueda, es una cinta personal que aborda la inmigración y la homosexualidad con una calidez y un cuidado excepcional. 

   Frente a la corrección de los dos títulos anteriores, «Dioses y perros» de David Marqués y «Kamikaze» de Álex Pina dejan ver las fisuras en los criterios de selección para concursar en un certamen como este. A pesar de que ambos son títulos que tendrán una buena respuesta en taquilla, no es oro todo lo reluce a pesar de los rostros que participan en ellas o la superproducción que lleven detrás. Un grupo que cerramos mencionando dos títulos marcados por la indiferencia: la cinta gallega «Los fenómenos» de Alfonso Zarauza, un trabajo que enmarca a una mujer (Lola Dueñas) en un mundo de hombres como lo es la construcción, estando ésta en plena burbuja inmobiliaria en crisis, y la coproducción británica-española «Amor en su punto» de Teresa de Pelegrí y Dominic Harari, una comedia romántica protagonizada por Leonor Watling y Richard Coyle, las dos partes de un romance entre un popular escritor gastronómico irlandés y una española que le inspira a guiarse por su corazón en lugar de por su estomago.


Detrás del Palmarés: Emilio Aragón, el perro más mediático de Málaga, el barrio de Lavapiés en la gran pantalla y un sello latino con apellido Cuarón.
   
   Los títulos que formaban parte de la sección oficial a concurso no fueron los únicos que pudimos disfrutar a lo largo del festival, la cita elegida por Emilio Aragón para presentar su segundo largometraje, un film que rompe contra todo pronóstico con el cine que podría atribuirse al director de «Pájaros de papel». Con guión de William Wittliff y protagonizado por un reparto internacional encabezado por el oscarizado Robert Duvall (El Padrino), «Una noche en el viejo México» cuenta además con el trabajo de Jeremy Irvine, Luis Tosar y Angie Cepeda, una road movie que narra la historia del viejo tejano Red Bovie. Una coproducción entre España y EEUU con alma mexicana cuya banda sonora es trabajo del propio Aragón. Una historia de sobrevivencia, de elegir el destino y final de la vida sobre la que tuvimos la suerte de hablar con su director, quien compartió con nosotros algunas anécdotas del rodaje, como que la secuencia de Duvall cantando fue improvisada, que dudó hasta el último momento sobre el título de la película: "No sabía si llamarla 'Una noche en el viejo México' o 'Rov Bovie', utilizando únicamente el nombre del personaje de Robert", nos confesó Emilio durante la entrevista que le realizamos, además de comentarnos algunos chascarrillos que Duvall le dijo durante alguna sobremesa de las semanas de rodaje: "Robert me habló que Spielberg le ofreció salir en 'Tiburón', pero que lo rechazó porque le ofrecían el papel del sherift y el quería el del pescador", comentó muy divertido el director de «Una noche en el viejo México». Una interesante cita que podréis leer próximamente y que disfrutamos mucho gracias a la amabilidad de su protagonista.

   Muchos títulos desfilaban por las diferentes categorías que daban forma a la programación del certamen. Mucha oferta imposible de abarcar, pero de la que podemos destacar algún que otro título como la comedia «Pancho, el perro millonario» de Tom Fernández, la encargada de inaugurar la sección Málaga Premiere y que contó con la presencia en la alfombra roja de su estrella más mediática: Pancho, el perro de la lotería, el perro que salía en "Aquí no hay quién viva", el protagonista de una propuesta familiar que particularmente me recuerda a "Richie Rich" y "Solo en casa". Que no es que Pancho sea Macaulay Culkin, pero el tono y el carácter de su prota y sus villanos me recuerdan al tono y entretenimiento de estos dos famosos títulos. Junto al can, Ivan Massagué y Patricia Conde, forman el trío protagonista de una película que llegará a los cines el próximo 6 de junio.



   A un día de clausurar el Festival, el equipo de «Historias de Lavapiés» con su director Ramón Luque a la cabeza, presentaron dentro de la sección Málaga Premiere un trabajo que teníamos muchas ganas de disfrutar. Estuvimos en el rodaje y hablamos con su equipo hace ya unos meses, y el resultado es tan emocionante como la actitud que rebosaban sus protagonistas durante la presentación en la sala 2 de los Cines Albéniz. Una cita a la que además acudieron, entre otros, Antonio Meliveo, productor y encargado de la BSO, los actores Sandra Collantes, Rafael Reaño, Lida Cardona, Claudia Coelho, Lisi Linder, Enrique Asenjo, Ramón García del Pomar, Irene Rubio y Sonia Estévez e Iván Sánchez, el director de fotografía. Una propuesta que toma el barrio de Lavapiés como escenario de unos protagonistas cargados de humanidad. Un cine social que aborta temas como la inmigración, la educación y la crisis, además de ser una reflexión sobre el camino de una sociedad que debe ayudar para poder seguir saliendo a flote. Emociona y entretiene; saca sonrisas y toca, toca mucho. Un trabajo protagonizado por Guillermo Toledo, que interpreta un personaje que poco tiene que ver la imagen del comprometido actor, que forma parte de este proyecto valiente configurado por gente apasionado por su profesión. Un maravilloso trabajo que esperemos que podáis ver muy pronto en el cine. 

   El apellido Cuarón firma una excepcional película que fue proyectada dentro de la sección Territorio Latinoamericano. Se trata de «Besos de azúcar», un viaje emocional que llega de México de la mano de Carlos Caurón, el hermano del director de «Gravity», un segundo largometraje que deja tocado al espectador tras hacerle testigo de una revisión del clásico Romeo y Julieta adaptada a un tiempo más presenta y enmarcada dentro de un territorio hostil. Daniela Arce y Carlos Kansino protagonizan el romance que se desarrolla en esta historia en la que ambos forman parte de dos familias disfuncionales que sólo entienden de violencia y cuya única salida de sus aprisionamientos es la lucha por mantener el amor florecido entre ellos. Tremenda y bonita, dura y grandiosa. 


Algunas propuestas documentales del festival: «El culo del mundo», «Paradiso» y «La maniobra de Heimlich»

   Buenafuente ama su oficio y cuida de el. Es algo que sabemos y que él mismo nos aconsejó cuando nos citamos con él hace unos meses. En esta entrevista nos regaló una cita que no supimos apreciar con aplomo hasta que vimos «El culo del mundo», una frase que resume el verdadero sentir de Andreu para por su trabajo. Presentado dentro de la sección Málaga Premiere, el documental dirigido por el polifacético jefazo de El Terrat, es un viaje intimista y emotivo que Buenafuente emprendió semanas después de tener que suspender "Buenas noches y Buenafuente", el programa emitido en el prime time de los domingos en Antena 3 durante un mes en 2012.  Un trabajo que su creador definió como “una declaración de amor a la comedia”, una terapia con la que Andreu viaja al corazón de la comedia. Una aventura que arranca con la visita a Argentina a conocer a un espectador cuyo mensaje, en el que agradecía a Andreu los buenos ratos y su no comprensión de la causa por la que su programa se había cancelado, tocó la fibra del humorista. 

Como señala su pareja Silvia Abril en la cinta, "El humor es la manera que tiene Andreu de entender el mundo". Una afirmación que el espectador verá plasmada en toda la capacidad creativa de Buenafuente y que ayudará a entender esa adicción tan sana de este cómico y de esta profesión en general. El arte de hacer reír, la magia de un trabajo que hace tanto bien y al que muchos les agradecemos esta evasión tan entretenida, divertida y feliz. Un viaje en el que Andreu se verá arropado por compañeros de profesión como Santiago Segura, El Gran Wyoming, Concha Velasco, Berto Romero, Silvia Abril, Carles Sans de Tricicle, Gomaespuma, Jose Corbacho, Leo Bassi, Carlos Areces, Jordi Évole o Isabel Coixet. un documental que llegará a los cines el próximo 11 de abril cuya moraleja es un deber que todos nos deberíamos de aplicar: luchar por lo tuyo tiene su premio. O como diría Andreu, "Ama tu oficio y el cuidará de ti". 

   El cine Duque de Alba es el escenario y protagonista de «Paradiso», primer trabajo de Omar A. Razzak, una cinta de corte documental que pudimos ver dentro de la sección ZonaZine del Festival. Un trabajo naturalista que hace testigo al espectador de los últimas horas de vida del única sala X que quedaba en Madrid a través de las conversaciones de Rafael Sánchez, el proyeccionista, y de Luisa martínez, la taquillera, un equipo que durante treinta años de trabajo juntos viven dentro de la cotidianidad el punto final de una etapa de sus vidas. Una película cuyo director señaló que "vino a raíz de la publicación en el diario El País de un reportaje sobre Rafael, que trabaja a diario para hacer del local un sitio más agradable: pinta a mano los carteles que anuncian las películas, coloca flores y plantas en el exterior, acondiciona la entrada… Entendí que ahí había una historia interesante”. Y el resultado, tras tres años de trabajo, es el testimonio audiovisual de la cercana relación que tenían estos personajes con los clientes de la sala, personajes dispares y reales que protagonizan simpáticas y entrañables escenas ocurridas de verdad. Un documental atractivo e interesante que podrá verse a partir del 11 de abril en la CINETECA de Madrid. Un documental cuyo nombre homenajea al proyeccionista de, cuyo trabajo guarda similitud con el protagonista de la famosa «Cinema Paradiso».

   Ahora que están de moda los mockumentary, os señalamos otro de los títulos que pudimos disfrutar, un trabajo fresco y divertido que hace de una técnica salvavidas la protagonistas de la inverosímil historia presentada por Manolo Vázquez y titulada «La maniobra de Heimlich». Un falso documental protagonizado por Alba Yáñez, Jordi Vilches, Miki Esparbé y Marta Torné, en el que se cuenta la historia de Álex Pareja, un escritor que acarició el éxito con un libro sobre la muerte de su novia tras atragantarse con un trozo de pollo cenando y que vive ahora el proceso de adaptación a la gran pantalla su novela. Un trabajo low cost cargado de un inteligente humor crítico sobre los escritos que triunfan en la actualidad contando o no con talento. Una simpática película que da rienda suelta a los estereotipos del mundo del cine y por la que desfilan cameos como Lucía Etxebarría, Enrique Vila-Matas o Quim Monzó, cuyos comentarios dan que pensar que tenían nada o poca idea de lo que iba la película. El humor como estilo de vida vuelve a manifestar que el humor en la vida es la mejor medicina. 


Anécdotas, curiosidades, luces y sombras de la 17 edición del Festival de Málaga

   Nuestro debut en el Festival de Málaga nos deja un sabor de boca agridulce. Muchas luces y otras tantas sombras podríamos destacar de una fiesta del cine marcada por una distinción de la prensa en colores con sus diferentes handicaps. Un desacierto bastante imperdonable por parte de la organización, ya que esto obstaculizó diariamente el trabajo de los integrantes rojos. Pese a ello, y a la ilógica gestión en ticketlandia, esta semana de cine dejó muchas anécdotas y curiosidades. Desde reír cuando se debería de estar compungido, o resoplar como se debería de estar disfrutando, pasando por entrevistas a deshoras, entrevistas por las que esperas horas y horas, entrevistas que no llegan y otras que se convierten en un pulso de interpretaciones. Menos mal que los ojos no hablan y menos mal que yo no vi llorar a Menkes, y es que, uno de los rumores más fuertes, contaba que la mala acogida de su última película le dejó tan abatido y conmocionado que ni sus actores pudieron levantarle el ánimo en un espacio con vistas a demasiados ojos. 

   Muchos rostros conocidos desfilaron por la alfombra roja, que aunque sin saber el motivo de sus visitas, quedaban muy bien de cara a mostrar lo guapos y guapas que son nuestros intérpretes. Una experiencia con momentos muy divertidos, como el protagonizado por los protagonistas de la película triunfadora del Festival. David Verdaguer y Natalia Tena, nos recibieron con total naturalidad jugando con entrega a las cartas. Una situación que marcaría la tónica distendida y simpática de una entrevista muy "funny", en la que confieso que me quedé prendada de David y me hice más fan de Natalia cuando se puso a promocionar su grupo, 'Molotov Jukebox', repartiendo pegatinas de este. Estrategia que repitió el día de la gala de clausura distribuyendo a diestro y siniestro las restantes pegatinas, ¡genio y figura! Un sin fin de piropos a los chicos de «10.000Km» que comparten equitativamente con su director, Carlos Marqués-Marcet, cuya humanidad y sencillez nos emocionó a los compañeros que fuimos testigos de la más conmovedora de las dedicatorias. El realizador catalán dedicó una de sus Biznagas a los periodistas que iban al Festival de Málaga pagándose de su bolsillo los gastos de la cobertura por el mero hecho de amar su profesión y amar el cine, algo que compartía y entendía él... ¿se puede ser más adorable?

   Una semana de rutas marcadas por el centro de Málaga, de viajes en ascensor con actores, actrices, directores y compañeros de profesión cargados de tensión o de embelesamiento, muchos fugaces y otros eternos; una semana en la que he visto la cara más emotiva del más grande mis ídolos siendo testigo de que el consejo que me dio en su momento es también el protagonista de su vida. Mi deseo de ser 'Chica Buenafuente' se ha incrementado, porque amo mi oficio y cuido de el, y ahora le toca a Andreu darme una chance, ¿a que es lo propio?; una semana con entrevistas promocionales que pasan a ser conversaciones propias de 'Cuarto Milenio'; de entrevistados que guardan poco las formas y mantienen pegadas sus gafas de sol a la cara; de actores que impregnan de simpatía y amabilidad cada una de sus apariciones, como Javier Cámara, un torrente de naturalidad; o una semana en la que he acabado haciendo photobomb de manera involuntaria a un amabilísimo Emilio Aragón durante su selfiegrama. Todas ellas forman ya parte de las anécdotas que nos llevamos de nuestro primer paso por una de las fiestas del cine más importantes de nuestro país.

*Agradecimientos a AVALON, PRISMAS IDEAS, DYP y FESTIVAL DE MÁLAGA. Agradecimientos especiales a los compañeros de LA NOCHE AMERICANA, CINE Y COMEDIA y EL PALOMITRÓN.

También te gustará

0 comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Nuestro Twitter