Bong Joon-ho

Crítica de "Snowpiercer" (Rompenieves), dirigida por Bong Joon-ho

7:52


EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS

Título: Snowpiercer (Rompenieves). Director: Bong Joon-ho. Reparto: Chris Evans, Tilda Swinton, John Hurt, Jamie Bell. Guión: Bong Joon-ho y Kelly Masterson. Producción: Lee Tae-hun y Park Chan-wook. Distribuidora en España: Good Films. Estreno en España: 9/05/2014. Puntuación: ****/5.

Sinopsis: Un fallido experimento para solucionar el calentamiento global acabó con la mayoría de vida existente en el planeta. El último tren, llamado Snowpiercer (Rompenieves), se mueve en círculos por el mundo, con un motor en perpetuo movimiento, a través de un desierto de hielo y nieve. Los últimos supervivientes de la Tierra se amontonan en sus vagones, divididos entre la clase explotada, que vive en la sección de cola sufriendo hambre y frío; y la clase poderosa, que viaja en los primeros vagones con todo tipo de privilegios y excesos. La vida en el tren es un círculo vicioso hasta que un día, un joven llamado Curtis, líder de la sección de cola, decidirá cambiar el estado de las cosas, al mismo tiempo que descubrirá todos los secretos del tren y de la propia condición humana.

Bong Joon-ho nos regala esta mordaz crítica a la sociedad cuyo visionado se convierte en el mayor de los disfrutes. 'Snowpiercer', un viaje en tren cuya espectacularidad visual se une a un guión delirante cargado de simbolismos apoyado en extravagancias y en un humor MUY negro cuyo resultado es un título tremendamente recomendable.

El fin justifica los medios, ahora y siempre. Nuestra sociedad parece beber de esta filosofía vertida por Maquiavelo, y es que, ¿acaso la actualidad que vivimos no es testigo de que las acciones de unos y otros acaban por contagiar hasta al más bueno? Pues Bong Joon-ho hace de esta premisa el hilo conductor de 'Snowpiercer', un título cuyo conjunto es una mordaz crítica a la sociedad, a los estamentos, a los clasismos de un mundo corrompido de arriba abajo, del primero al último vagón. Un reflejo de un mundo a través de un viaje en tren tremendamente espectacular, lleno de acción, humor y delirio bajo una atmósfera dramática en la que los simbolismos son parte destacable en un juego de aventuras que arranca desde lo más sombrío, oscuro y precario hasta ver incidir la luz más incandescente en la cabecera de una máquina conducida por un ser todopoderoso. Un 'Dios' omnipresente a lo largo de la película, cuyas decisiones desencadenan la sangrienta revuelta que los hombres y mujeres más desfavorecidos, y que malviven en la más absoluta precariedad, inician en pos de hacerse con el mando de este convoy de hierro en el que llevan encerrados demasiado tiempo. Y ya se sabe, determinadas situaciones hacen enloquecer al más cuerdo.

La locura pues está servida en un film ambicioso, visualmente impresionante y que encierra personajes llenos de crueldad, extravagancias o de aparente serenidad que nos hacen disfrutar de una narración que no da respiro al placer del espectador. Un relato basado en un cómic francés titulado 'El Transglacial' protagonizado por un sobresaliente Chris Evans - al margen de lo atractivo que también esté luciendo sucio y sudoroso - que se marca uno de sus mejores trabajos, por un correcto Jaime Bell, que baila entre hachas y estrecheces impregnadas de sangre, y por Tilda Swinton y John Hurt, unos veteranos que dan vida a dos de los personajes clave de este viaje movidito viaje en tren.

:: 'Snowpiercer' de Bong Joon-ho es uno de los estrenos de la semana, una original y rompedora cinta impregnada de una crítica mordaz que os recomendamos disfrutar. Pincha aquí para ver el tráiler.

También te gustará

0 comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Nuestro Twitter