Diego Duque

Reseña de "Los chicos buenos no mueren en saunas", de Diego Duque

8:12


UNA INVESTIGACIÓN DE ALTO VOLTAJE

Diego Duque ha sido finalista del  XV Premio Odisea con esta novela que narra las aventuras del inspector Montoya, que tendrá que lidiar con el asesino de la sauna. "Los chicos buenos no mueren en saunas" es una novela policíaca llena de erotismo. | Por Enrique Calvo.



Sinopsis| Nadie repara en un cuerpo que yace inerte en la penumbra del cuarto oscuro de la popular sauna Blue Mango de Madrid. Ha sido degollado delante de todos sin que nadie se diera cuenta. Tan terrible asesinato cae en las manos del inspector Qino Montoya, un osote vegetariano y zurdo, que tendrá que bregar no solo con los sospechosos del asesinato sino incluso con sus propios compañeros de comisaría.

La novela finalista del XV Premio Odisea de Literatura es un brillante thriller erótico excelentemente construido, en el que Madrid es también protagonista de la investigación del inspector Montoya con el que recorreremos las calles de Malasaña y Chueca buscando pistas para resolver este intrincado crimen en el que el asesino ataca a jóvenes prostitutos en las saunas gais de la capital.

Al inspector Montoya lo acompañarán en la resolución del caso dos subinspectores tan diferentes como complementarios, el atractivo y a veces irresponsable Nerim, y la siempre responsable y reservada Córcega. Además Montoya deberá lidiar con su peculiar manera de entender el amor al tener que hacer frente a su peor miedo, reunir bajo el mismo techo a sus dos amantes durante un frenético fin de semana en el que nada volverá a ser igual.

Reseña| Claramente, "Los chicos buenos no mueren en saunas" se merecía ser ganador o finalista del XV Premio Odisea que organiza Odisea Editorial. Y es que la novela se aleja de los tópicos LGTB para adentrarnos en una historia al más puro estilo policíaco pero con grandes dosis de erotismo. La historia nos cuenta las aventuras del inspector Montoya, un hombre sencillo que verá como su mundo se complica a raíz del asesino de la sauna. Junto a él estarán sus dos inseparables ayudantes: Nerim, un policía muy sexy pero con la cabeza poco amueblada, y Córcega, la policía más seria del grupo. Estos tres personajes forman el tándem perfecto para una historia compleja ambientada en Madrid.

"Los chicos buenos no mueren en saunas" es la primera novela que publica Diego Duque, no por ello se merece más respeto que otros que lleven más tiempo en eso, todo lo contrario. Duque tiene una manera de escribir muy amena, casi cinematográfica ya que mientras lees la novela te puedes imaginar perfectamente lo que está pasando. Gracias a la utilización de capítulos cortos, el tomo no se separará de ti hasta que lo termines y desearás conocer más aún del inspector Montoya.

El finalista de XV Premio Odisea ya está a la venta publicado por Odisea Editorial al PVP recomendado de 19,95€ en formato físico y 6,99€ en formato electrónico.

También te gustará

0 comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Nuestro Twitter