A dieta de tíos

Cita con... Ester y Sandra Córcoles, Las Rayadas.

10:49


"Cuando publicas un libro estás expectante al feedback de la gente, porque una cosa es que a ti te guste, pero otra que a los demás les guste"

Aunque su título sea un régimen poco recomendable para cumplir en esta época estival, su lectura lo convierte un libro excepcional para disfrutar este verano. 'A dieta de tíos' habla de chicos y de comida, pero también de estudios y de trabajo. Ester y Sandra Córcoles, Las Rayadas, nos hablan de su primera novela gráfica. | Por Cristina Hernández.

Son reusenses, acaban de cumplir veinticinco años, una es diseñadora gráfica y la otra está a pocos créditos de ser abogada. Ester y Sandra Córcoles, apellido moderno donde los haya, han publicado hace unas semanas su primer libro, su 'A dieta de tíos' (Lunwerg Editores), una simpática novela gráfica en la que conjugan el verbo rayar concretando que es la tercera persona del plural del presente la causa y efecto del régimen que aborda las divertidas viñetas de este tomo. 

Estas encantadoras mellizas son Las Rayadas, seudónimo con el que firman su trabajo, un nacimiento de vida y obra artística que comentan que tiene que ver con ser testigos del gran trabajo de su hermana Raquel, la popular Moderna de Pueblo: "A raíz de ver a Raquel trabajar y haciéndonos partícipes de algunas de sus ideas, pues nos despertó ese interés por el mundo del cómic. ¿Por qué no intentarlo? Teníamos todas las herramientas: Ester es diseñadora gráfica y yo tenía muchas ideas, así que lo intentamos. Abrimos un perfil de Facebook y vimos que tenía buena acogida, y poco a poco empezamos a sacar regularmente material", comparte Sandra.

Lo característico de su estilo es ahora un sello de identidad que hace de ese toque naif el aspecto fresco y juvenil que marcan sus viñetas. Los colores que utilizan marcan un tono humorístico que han sabido definir con acierto. Ester, la parte gráfica del tándem, apunta que "buscamos una paleta de colores que nos identificara. Como también coincidió con el año que se pusieron de moda los tonos pastel, pues probamos. Vimos que nos encajaba con la imagen que queríamos transmitir". Pero estéticamente sus personajes han recorrido cierto camino hasta tomar la forma que tienen ahora, y es que, "Las primeras Rayadas eran negras con los labios rojos, parecían góticas. Fuimos probando. Estuvimos tres o cuatro meses mirando la forma, los colores... yo tampoco sabía dibujar muy bien por entonces y las primeras eran un poco paticortas (ríe). Fui evolucionando  y por ello tampoco podemos decir que haya acabado esa evolución. Quizás puede ir a más, es cosa de ir trabajando y no dejarlo hasta ver los resultados", comenta divertida Ester. 

Sandra Córcoles, Las Rayadas.
En "A dieta de tíos" ser testigo de la historia de sus dos hermanas protagonistas hace de su lectura un divertimento asegurado. Un conjunto de viñetas da forma a una trama que Ester y Sandra se plantearon en base a dos opciones, o hacer un recopilatorio de sus viñetas o hacer una historia: "Nos decantamos por una novela gráfica con una historia con un hilo conductor, que o hablara de un tema que nos interesase o que contara lo que nos ha pasado. Nos decidimos por lo segundo", confirma Sandra riendo. "Además, de lo que más anécdotas teníamos era de tíos y de comida, así que algo que englobase todo esto era 'A dieta de tíos'", señala Ester. Aunque son muchos los gags que retratan dramedias vividas por muchas chicas, Sandra puntualiza que "Tampoco es todo autobiográfico. Hay experiencias que las hemos vivido nosotras personalmente, otras nos han contado unas amigas, otras nos las hemos inventado para que tuviera un sentido la historia".

Esta desdramatización del drama que apuntan los aurretratos de su simpática novela sirven, como describe la ilustradora encargada del dibujo, a ser una "especie de terapia". A medio camino entre la psicología, el humor y un manual de vida, 'A dieta de tíos' les ha servido para desahogarse: "Tiene un poco de todo. Nos ha servido para desahogarnos, pero también para contar cosas que les ocurren a hermanas o a mejores amigas. Ello lo puedes encontrar en el libro", dice Ester. El apoyo entre chicas y las rivalidades entre estas se apuntan en las páginas de este "régimen": "¡Exactamente!", exclaman las dos a la vez. "Se ven las dos caras. Se pueden ser amigas y hermanas. En la historia se ve que la relación con una hermana puede ser la misma que se puede tener con una amiga", comenta Sandra.

Si la historia provoca una serie consecutiva de carcajadas, los detalles que complementan el humor de cada viñeta son guiños excepcionales que también tienen un carácter cómico. El clip socorrista del word, opciones planteadas a través de un 50x15... "son para dar un poco más de vivida, que sino ellas solas son sosas, que ya las tenemos muy vistas", señala riendo Ester.

Compartimos con ellas que el paso a paso para cambiar de Magdalena a Cupcake a través de photoshop es una de los gags que más tronchantes nos han parecido. Tras reírnos, Sandra afirma señalando a Ester: "¡Eso sí que pasa en la vida real! Lo puedo garantizar". Haciendo muestra de la gran complicidad que tienen, y de las muchas anécdotas que se guardan en secreto, Ester ríe preguntándose irónicamente porque es señalada.

Ester Córcoles, Las Rayadas.
Sin duda, 'A dieta de tíos' es uno de las recomendaciones veraniegas que os proponemos leer, un trabajo del que Ester comenta que "lo del photoshop es algo que tiene que ver con que a veces se nos iba un poco la bola, para darle más gracia". Pero, ¿cuáles son las viñetas favoritas de Las Rayadas? "Como yo soy la que dibuja - apunta Ester- siempre pienso que las podría haber hecho mejor y paso página deprisa. Creo que elijo la que has dicho tú, porque con la del photoshop nos reímos mucho, pero también la del final, porque encontramos la frase que era el mensaje que queríamos transmitir". "Recogía todo lo que hilaba el libro, una historia que al final tuviera un mensaje", añade Sandra. Seis capítulos, seis pautas de una dieta en la cada una Las Rayadas pretenden dejar un mensaje que acabasen abarcados al final, "y así la gente entender porque están a dieta de tíos", concluye Ester.

Están de acuerdo con la femme fatale, "y es que por desgracia", como dice Sandra entre risas, a los tíos no haya que hacerles caso para que te hagan caso, o con ese puñetero examen decisivo tipo test, algo que ella ha vivido hace poco con sus exámenes finales de Derecho "en eso me identifico totalmente, sí que es verdad. Lo del examen tipo test lo he vivido este año.", comparte la futura abogada. "En el libro no sólo hablamos de chicos, también del futuro laboral, que también es algo que nos preocupa, que estamos sufriendo los jóvenes", dice Ester, y es que, como ambas exponen, "al final son personajes que cuentan lo que le ocurre a una vida normal y corriente, como tú y como nosotras".

Comparten que en 'A dieta de tíos' hay una figuración especial, sus amigas aparecen en algunas viñetas, y que se dejaron para el final una parte que les resultó tan sencilla: "La portada de cada capítulo la diseñamos al final. Se nos vino el tiempo encima. Pensábamos que sería lo más fácil y lo dejamos para el final, pero luego dudábamos como hacerlas. Si nunca has hecho un libro hay cosas que no sabes como hacer o si van a funcionar", comenta Ester. Este desconocimiento, y la motivación que sintieron con la propuesta del libro, confiesa Sandra riendo que "al principio dijimos a la editorial que en cuatro o seis meses lo teníamos, ¡y al final un año!". No obstante, con el libro entre las manos, muchos son los comentarios que reciben de sus seguidores, de su familia, de su hermana, de sus amigas. Ester y Sandra, que son todo humildad y encanto, comentan que "es muy nuevo todo. Que venga alguien a decirte que le ha gustado mucho el libro es algo que es raro, pero bonito", dice Ester. "Cuando publicas un libro estás expectante al feedback de la gente, porque una cosa es que a ti te guste, pero otra que a los demás les guste", confiesa Sandra. "Tienes el miedo a que guste o no guste, a las reacciones. Han sido positivas, y por eso nos hace ver como todo el esfuerzo a merecido la pena. Han apostado por nuestro proyecto y lo agradecemos", añade la diseñadora gráfica.

Ester y Sandra Córcoles, Las Rayadas.
¿Ideas para un 'A dieta de tíos 2'?

Ambas recuerdan el largo proceso que les ha llevado dar forma a su libro, durante cuya elaboración sus amigos y familia han sido testigos y consejeros de su trabajo. "A nuestra madre, padre, amigas, les enseñábamos lo que íbamos haciendo, siempre con el miedo ese de 'que no me digan que no les gusta y tenga que volver ha dibujarlo'", comparte Ester apuntando que eso "es lo que más ayuda. A veces necesitas otro punto de vista para darte cuenta de que algo no funciona". "Es imprescindible contar con otra opinión", añade Sandra. 

Al preguntarles por un segundo libro, el camino que elegirían para una nueva novela, Las Rayadas comparten que ya cuentan con el apoyo de la editorial: "Nos lo han propuesto la editorial, pero primero queremos amortizar este libro que acabamos de sacar y al año que viene plantearnos un siguiente libro. Es mejor esperar, nos lo ha recomendado nuestro editor, porque ha habido ilustradores que han sacado un segundo libro muy rápido y no les ha funcionado tan bien. La gente tiene que asimilar tu primer libro, tienes que gastar la marca", expone Sandra, que también comparte otra de razones: "Nosotras también necesitamos un tiempo. Hemos vaciado todas las ideas aquí y ahora claro, no sabríamos si hacer un 'Rayadas 2' o un libro centrado en las relaciones, en la comida o un recopilatorio de viñetas. Son como muchas ideas, pero habría que elegir la más buena. Yo creo que un segundo de este estaría bien, pero sería mejor innovar y hacerlo de otro tema".

"Puedes ir por mil vías, y entre que somos dos, el ponernos de acuerdo, el debatir que elegir o que camino tomar parte de una lluvia de ideas con la que decidimos que hacer", asegura Sandra."Partes de una página en blanco, con un miedo al vacío, preguntándote que poner ahí, como contarlo, sí se va a entender - ríen - Realmente dibujado es cuando vemos más la idea, si hace gracia o no", añade su hermana.

Las Rayadas empezaron moviendo sus viñetas a través de las redes sociales, medios que les ayuda a saber que temas gustan más a sus seguidores. Respecto a ello y a la cuestión mantenida sobre un futuro libro, Sandra argumenta que "Si veo que interesan más las de relaciones de pareja, pues me plantearé hacer un libro más focalizado en ello, porque aquí hablamos de tíos, pero también de amigas, de trabajo... por todo ello, veo mejor que el próximo sea sobre un tema concreto, pero cuando pase un tiempo, necesitamos un respiro y plantearnos hacer uno bueno, mejor que este, que sorprenda al lector y también a mi. No dejarme llevar por lo fácil. Pensarlo bien".

Están contentas y se sienten agradecidas con cada buen comentario que reciben por su libro, un resultado fruto de un gran esfuerzo, que tal y como apuntan es fruto de intentarlo: "Está claro que si no trabajas y no luchas por la idea lo das por perdido. Mientras lo pasamos bien, porque nosotras lo hacemos, no nos amargamos haciéndolo, también nos motiva seguir adelante".

Ester y Sandra Córcoles, Las Rayadas.
Ilustración y rayadas

Las Rayadas se suman al listado de ilustradoras que hacen de este género una fuerte presencia a nivel comercial dentro del ámbito literario. El boom de la novela gráfica hecha por mujeres y para mujeres rompe con la imagen masculina de estos libros y apuntan desde hace un par de años en una moda de gran presencia que extiende los personajes, los alter ego de ilustradoras como Agustina Guerrero (La Volátil), Pedrita Parker y Raquel Córcoles (Moderna de Pueblo), en unos exitosos fenómenos que han generado también un creciente éxito del merchandising de estas marcas. Este cambio del concepto    en el que se establece su 'A dieta de tíos' señala Sandra que "es gracias a las redes sociales. Creo que hemos entrado en el boom de las redes sociales y las hemos sabido aprovechar. Tu antes relacionabas el cómic con superhérores o historias fantásticas, y ahora te das cuenta que hablan de vidas cotidianas con las que te puedes identificar, con personajes en los que te puedes ver reflejado". "Entre ilustradores también creo que nos ayudamos. Si a ti te gusta Pocholadas te gustará Agustina y Moderna de Pueblo, te gustarán todas. Esto es porque prácticamente es un mismo humor pero con estilos distintos. Nosotras hemos contado cosas que otras pueden haber contado pero a través de otro punto de vista. Eso es gracioso, y entre todas hacemos posible que haya una gran diversidad de novelas gráficas", analiza Ester.

Y son Pocholadas, Agustina Guerrero y Maitena, algunas de las ilustradoras que les gustan y que nos recomiendan. Un listado en el que también forma parte su hermana: "No es compentencia, es nuestra hermana", señala Sandra, quien comenta que cuando se juntan las hermanas Córcoles no hablan del tema cómic, que intentan desconectar, pero que Raquel les apoya mucho.

Haciendo un balance de lo más complicado que les resultaría a la hora de volver a configurar un trabajo como este libro, las dos coinciden que "el mensaje es lo más complicado. Que se entienda lo que quieres transmitir es lo más difícil. Tienes que plasmar lo que realmente dices, y eso lo que más cuesta". Aseguran que al estar ya en época de verano sacarán alguna viñeta sobre ello, pero que las ideas pueden venir de la misma forma que se van: "Te pueden venir las ideas al vuelo. Pueden llegar cuando estás paseando o durmiendo", dice Sandra. Comparten que hay momentos en los que las ideas aparecen cuando no se pueden tomar nota, o que en ocasiones les ocurre lo contrario: "A veces recogemos la idea y al día siguiente decimos ¡qué horror! ¡Cómo se nos ha podido ocurrir esto!", dice Ester. "Ideas siempre habrá. Tengo más miedo que no me salga una buena", afirma su hermana.

Acabamos cuestionándonos si ellos se rayan más que nosotras, porque como dice el presente del verbo rayar, ellos nos rayan. "Ellos lo interiorizán más, pero se rayan igual o más", comenta Sandra riendo. "Yo tengo amigos que para que se desahoguen les cuesta. Todo lo guardan dentro", apunta Ester. Y es entre risas sobre ello, preguntas sobre piscinas recomendables que haya en Madrid y los últimos sorbos de un café, como concluye esta distendida entrevista, en la que Ester apunta que su última rayada "aún está por investigar", mientras que Sandra señala nerviosa que "mi ultima rayada es saber si he aprobado los exámenes". Seguro de que los habrá aprobado, y seguro que tendremos rayadas para largo. Si no las conocíais ficharlas, porque las risas con ellas están aseguradas. Su estilo pop modernete, ilustraciones ligeras, monas, adorables y 100% identificables son una genialidad de estas "gemeliers" de sangre moderna de Reus.

:: "A dieta de tíos" de Las rayadas está a la venta por LUNWERG EDITORES a un PVP 15.00€.

También te gustará

0 comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Nuestro Twitter