Crítica

Crítica de "Todo irá bien", dirigida por José Manuel Carrasco.

14:27


EMPIEZA POR QUERERTE

La sala off del Teatro Lara acoge cada sábado a la una de la tarde “Todo irá bien”. La obra perfecta para ese sábado de resaca, cuando no sabes que hacer y reír es una opción más que apetecible. Porque hay muchas ocasiones en las que nada sale, hay días a los que más valdría ponerles fin, pero ¿sabes una cosa? Todo puede ir bien si te quieres y el teatro vuelve a demostrarlo de nuevo. | Por Adolfo Pardo.

Pilar es cajera de un supermercado y tiene una “relación” con su encargado, Miguel, el que fuera el chico más popular del instituto. Carmen es la mejor amiga de Pilar. Luis iba al instituto con todos ellos, pero ninguno le recuerda. La acción se desencadena cuando Miguel anuncia a Pilar que se va a casar con otra, al mismo tiempo que la despide del supermercado por los recortes. Todo esto en el día de su cumpleaños. La obra habla de la incertidumbre, el sentimiento de desubicación, el amor, el desamor, el auto engaño, el paso del tiempo y las expectativas no cumplidas. Pero con humor, con mucho humor.

Es muy duro darte cuenta en el día de tu 30 cumpleaños de que tu vida es una mierda, que lo que creías tener no existe, no hay novio, no hay trabajo ni familia ni amigos. Pilar está pérdida en un mar de dudas, está en un constante quiero y no puedo. La vida de Luis está algo más organizada, pero él está igual de perdido aunque busca siempre una esperanza, como Carmen a la que una vida llena de complicaciones siempre le ha hecho tirar para delante. Al igual que Miguel que aspiraba a todo y se quedó en nada. Todos comparten algo, se esconden tras unas gafas de sol, y son adictos, a la noche, a las pastillas, al alcohol, al amor y a la propia Pilar, que les sustenta y les saca a la vez de su triste realidad. 

Una voz omnipotente guía toda la obra, espera que no te sientas identificado y con cada acto que presenta augura el resultado de la escena. Una cama, una nevera y una silla son el piso de Pilar, no hace falta mucho más para encarnar su situación, dónde se encuentra y dónde en el fondo no está. Ligeros cambios de vestuario, toques de atrezzo y el movimiento casi circular de los actores son más que suficientes para variar la atmósfera y el sentimiento de cada momento.

Aunque si hay algo que de verdad da vida a la historia es la actuación del reparto, Pilar Bergés, Ignacio Mateos, Laura Barceló y Juan Dávila. Cada uno de ellos consigue hacerte empalizar con la historia de sus personajes, consiguen que les entiendas y que te rías con sus ocurrencias, porque a pesar del drama que les acosa, reír nunca está de más y es siempre una válvula de escape. 

Nuestro paso por el instituto, por la adolescencia, la relación con nuestros padres, nuestros amigos acaban construyendo quienes somos y en ocasiones, quiénes no queremos ser. Porque de alguna manera siempre hemos esperado algo de nosotros mismos, algo por lo que hemos luchado y por el que culpamos a la suerte por no conseguirlo. Es esto lo que “Todo irá bien” hace visible, esa necesidad de cambiar insatisfecha, esa aspiración por cumplir y esas ganas no resueltas. Lo bonito es que le da la vuelta, te hace reír y te enseña que eso que estabas buscando está dentro de ti, en tu autoestima, en quererte a ti mismo y arriesgar para echar a volar y con suerte no volver nunca más. 

:: “Todo irá bien” escrita y dirigida por José Manuel Carrasco, se representa todos los sábados a la 13:00h en la sala off del Teatro Lara en Madrid. 

También te gustará

0 comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Nuestro Twitter