Álex García

Crítica de "La novia", dirigida por Paula Ortiz.

12:56


BODAS DE SANGRE

Título: La novia. Director: Paula Ortiz. Reparto: Inma Cuesta (la novia), Álex García (Leonardo), Asier Etxeandía (el novio), Leticia Dolera, Manuela Vellés. Guion: Paula Ortiz y Javier García; basada libremente en la obra “Bodas de sangre”, de Federico García Lorca. Distribuidora: Betta Pictures. Estreno en España: 11/12/2015. Puntuación: 5/5.

Sinopsis: Dos hombres, una mujer, un amor, un deseo más fuerte que la ley y que la naturaleza salvaje del mundo que les rodea. Leonardo, el novio y la novia son un triángulo inseparable desde niños, pero Leonardo y la novia tienen un hilo invisible, feroz, imposible de romper… Pasan los años y ella, angustiada e infeliz, se prepara para su boda con el novio en medio del desierto blanco, de tierras salinas y yermas, donde vive con su padre. El día anterior a la ceremonia, a su puerta llama una Mendiga anciana que le ofrece un regalo y un consejo: “No te cases si no le amas”, mientras le da dos puñales de cristal. Un escalofrío recorre el alma y el cuerpo de la novia. 


"La novia" de Paula Ortiz es bella, armoniosa, delicada, intensa y fascinante, una ejecución sobresaliente técnicamente y artísticamente que hace de una de las obras más famosas de Lorca una de las películas españolas más admirables, sorprendentes y preciosas de este año.

Con los vellos erizados de principio a fin - incluyendo los títulos de crédito -, la aguda, sutil y respetuosa mirada que Paula Ortiz muestra sobre novela de Federico García Lorca "Bodas de sangre" es una verdadera delicia. Simbólica, versada y de una belleza visual pasmosa, "La novia" retrata la historia de un trío de amigos que ve afectada su unión con motivo de las desavenencias entre las familias de los dos jóvenes, dos hombres enamorados de la misma mujer. Esto, el amor por un mismo destino, marca el devenir de las tres familias implicadas directa, e indirectamente, en la boda que está por llegar. Años después de que la muerte desquebrajara el especial vínculo entre la novia y el novio, del novio y Leonardo, de Leonardo y la novia, los primeros han decidido sellar su amor en una boda controvertida para la madre de él, una mujer doliente por la pérdida de su hijo y su marido, una desazón todavía reciente para ella... pero los temores y las reticencias de unos y de otros sobre este enlace serán una clara señal de esta crónica de una fatalidad anunciada.

Frente a la calidez de la casa del novio, el escenario de la unión torna bajo un paisaje desértico en cuya atmósfera se concentra la angustia, el miedo y la dicotomía entre la felicidad que le provoca su futuro marido y la infelicidad de romper definitivamente ese ferviente lazo que le ata a Leonardo, sentires que se perciben en la mirada de la novia, ejecutada de manera asombrosa por Inma Cuesta, una actriz de raza entregada de manera visceral; la pasión y la braveza retratan la mirada observadora de Leonardo, la figura que pondrá patas arriba una ceremonia en la que los cantes y bailes no harán más que caldear una tragedia imperdonable; la nobleza más pura radica en el novio, como siempre, un trabajo extraordinario de Asier Etxeandía, que llena de ternura y verdad a cada piel en la que se mete. No obstante, aunque el trío protagonista es extraordinario, resulta imprescindible destacar a Carlos Álvarez-Novoa, en el que fue uno de sus últimos trabajos, un padre de la novia cuya serenidad para enfrentar los hechos es más dolorosa que un contundente castigo, y a Luisa Gavasa, cuya desgarradora actuación dando vida a la sufrida madre del novio es un trabajo digno de premio. Está inmensa.

Personajes y figuras, como el cuchillo y la luna, quedan inmortalizados en este ejercicio de fotografía más que sobresaliente. Y es que, "La novia" es una delicia lorquiana intensa, armoniosa y fascinante sobre un amor imposible, una justa sangrienta y un castigo en vida en la que como citaba el escritor granadino en su obra: “tú crees que el tiempo cura y que las paredes tapan, y no es verdad, no es verdad.”. Y no, no es verdad.

También te gustará

0 comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Nuestro Twitter