Celebridades y su presencia en la red


No son pocos los famosos que se han encontrado con alguna clase de problema, incomodidad, malentendido o directamente un desastre por usar para su publicidad la red de redes. Sí, coincidimos en que la aparición de internet ha sido todo un tanto para la difusión de noticias y novedades de cualquier clase, y para todo aquel que quiera conseguir fama y darse a conocer, no pudo inventarse mejor sistema; pero por supuesto tiene deficiencias como cualquier otro medio, y sus consecuencias pueden ser graves si no se usa con moderación, seguridad y sentido común.

Pero claro, esto último es algo que las celebridades han aprendido de la peor manera, que es equivocándose y sufriendo las consecuencias de ese error. Supongo que empezarían por usar internet como un simple escaparate de sus actividades, como ya antes usaban la prensa y la televisión; después, ya no sería sólo su vida profesional lo que darían a conocer, sino también la personal, ayudados por los otros medios que también usarían la red para una mejor y mayor difusión (la prensa rosa estaba que deliraba de alegría). De pronto, todo la información del mundo del famoseo estaba en cualquier sitio, a cualquier hora y de diferentes maneras para acceder a ella, y claro, repercutió en la vida de estos famosos con un gran impacto, del que muy pocos desconfiaron.

La aparición de las redes sociales constituyó sin duda el mayor hito de esta locura: de pronto, la información no sólo era global, sino que ahora se podía compartir más rápido con quién quisieras. Pocos se dieron cuenta del detalle de que esto era un arma de doble filo, y que lo más sensato hubiera sido compartir con aquellos en los que de verdad se confiaba, amigos y conocidos, en vez de usar un perfil público. Claro que aún así habría podido existir fugas de información, no lo niego, pero muy pocos, o casi ninguno, se tomó la molestia de contar con esa precaución.

Después, cuando las bombas alrededor de los famosos empezaron a explotar, no sólo apareciendo información personal y privada y expandiéndose a todos los rincones del planeta en un minuto, sino también dando a los demás la oportunidad de responder y opinar sobre toda ello, empezaron las actuaciones. Managers, abogados, asesores sobre información… todos quisieron paliar el daño en lo posible, y empezar a controlar todo aquello que se conocía sobre sus protegidos y sus vidas de cara al público. Pero como ya sabemos, tampoco es una medida infalible, y para muchas celebridades, ya fue tarde.